HIPERTENSIÓN Y DIETA

Publicado en October 9, 2012 categorizado como: Noticias de salud, Prácticas saludables, ¿Sabías que? y etiquetado como : , , ,

La organización mundial de la salud y el comité de expertos americanos (Joint nacional comité on Prevention, detection, evaluation and treatment of High Blood Pressure) han definido la hipertensión arterial como la elevación de la presión arterial sistólica de 140 mmHg o más, y de la presión arterial diastólica de 90 mmHg o más.

 

Hipertensión

Hipertensión

evitar sal

evitar sal

La disminución en la ingesta de sodio en la dieta es una de las primeras medidas terapéuticas que ha demostrado su utilidad en la disminución de las cifras de tensión arterial. Teniendo en cuenta que un elevado porcentaje de pacientes hipertensos son obesos, la reducción de peso con dietas hipocalóricas también se ha demostrado como una opción terapéutica. Probablemente el abordaje dietético más complejo se ha realizado mediante una dieta rica en frutas, vegetales y lácteos descremados, que incluye cereales, pollo, pescado y nueces, y que contiene pequeñas cantidades de carnes rojas, dulces y bebidas azucaradas, disminuyendo sustancialmente la presión arterial en personas hipertensas y aquéllas sin hipertensión.

 

dieta-hipertenso

dieta-hipertenso

Se ha demostrado que los niveles de presión arterial disminuyen con una dieta baja en lípidos (grasas saturadas), colesterol y contenido total de grasa, y que se basaba fundamentalmente en la ingesta de frutas, verduras y lácteos con bajo contenido en grasas (desnatados o semidesnatados).

Saludable

Saludable

 

Saludable

Saludable

ALIMENTOS DESACONSEJADOS EN UNA DIETA BAJA EN SODIO PARA UN PACIENTE HIPERTENSO

Carnes. Carnes saladas o ahumadas como beicon, tocino, salchichas,  bitufarra, patés, sobrasada, morcilla. Embutidos en general. Precocinados: croquetas, canelones, pizza, lasaña, empanadas. Extractos de carne y pollo.

embutidos

embutidos

Pescados. Salados o ahumados: salmón y bacalao. Conservas: atún, sardinas, anchoas. Precocinados y congelados: palitos de pescado, empanadas y rebozados. Extractos de pescado.

Lácteos.  Quesos curados de toda clase, mantequilla salada.

Cereales. Pastelería. Tubérculos. Pan y bicotes con sal, levadura, polvo para flanes, ganchitos. Cereales integrales, copos de maíz tostados. Patatas fritas, snacks. Precocinados y congelados a base de cereales: pizza. Pastelería industrial o panadería, galletas, repostería.

alimentos industrializados

alimentos industrializados

Verduras. Hortalizas. Conservas, zumos de verduras y hortalizas envasados. Precocinados o congeladas listas para freír. Extractos de verduras.

Frutas. Frutos secos. Aceitunas. Frutos secos salados: almendras, avellanas, cacahuetes, semillas de girasol, maíz frito, etc. mantequilla de cacahuate.

Varios. Agua mineral con gas. Salsas preparadas, sopas de sobre, alimentos cocinados enlatados. Bicarbonato de sodio, alimentos que contienen glutamato monosódico. Salsas comerciales,  Mayonesa, cátsup.

Evitar

Evitar

 

Fuente: http://www.revistanefrologia.com/revistas/P3-E41/P3-E41-S1772-A10178.pdf

Leave a Reply